Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 15, 2017

El policía que lloro

EL POLICIA QUE LLORÓ.
Eran las siete y media de la mañana, Miguel ya tenía puesto su uniforme, tomaba su taza de café hirviendo, como a él le gustaba, y se disponía a marcharse a su trabajo como agente de la Policía Nacional en la ciudad de Sevilla.
Escuchó cómo se abría la cerradura de la puerta de su casa y se extrañó. Su padre se iba a trabajar a las cinco de la madrugada y no regresaba hasta las tres del mediodía, su madre aún seguía en la cama, así que se puso en pié y, ladeando la cabeza, miró hacia el pasillo para ver quien abría la puerta.
-Papá, ¿ocurre algo?- preguntó extrañado el joven.
-No te preocupes hijo, no pasa nada, solo que he dejado el trabajo-respondió el hombre con la cabeza alta y mirándolo a los ojos.
-Pero…si llevabas en esa carnicería más de 30 años, ¿qué ha pasado?
-Sí, hijo, si…más de treinta años cortando carne podrida, haciendo todos los días lo mismo aún sin estar de acuerdo con lo que mi jefe me ordenaba, pero lo hacía por ti y por tu madre. Hoy, nada …