Ir al contenido principal

La leyenda de la campana


Cuenta la leyenda que hace muchos años, en una noche fría de Diciembre, viajaba un viejo motociclista de regreso de un viaje a México,con sus alforjas llenas de juguetes y algunas otras miniaturas para los niños de un albergue que se encontraba cerca del lugar donde trabajaba.

Mientras viajaba esa noche, pensaba en lo afortunado que había sido con la vida con él. Teniendo una adorable compañera de viaje que entendía su necesidad de conquistar las carreteras; en su vieja máquina que nunca le había abandonado en todos los años que habían compartido y en todos los lugares que había conocido.

A unos 65 kilómetros de la frontera, en la obscuridad del desierto, divisó un pequeño grupo de pequeñas criaturas nocturnas, que son conocidos como los duendes de la carretera. Ya sabes, ¿no? De esos que les da por dejar un zapato por aquí, un pedazo de algo por allá, una llanta reventada... y son también encargados de cavar los mortales baches por los cuales un motociclista puede pasar y chocar. Todo ello simplemente con el hecho de darles un poco de diversión.

En su camino el motocilista después de haber salido de una curva, fue emboscado por un grupo de ellos, quienes descontrolaron su motocicleta y lo hicieron patinar hasta hacerlo caer. En el accidente, una de sus alforjas pegó en el pavimento y se desprendió. Tirado ahí, sin poderse mover, los duendes del camino empezaron a rodearlo. Sin dejarse rendir, empezó a aventarles cosas a los duendes que se aproximaban. Finalmente, sin nada más que pudiera aventarles mas que una campana, empezó a sonarla con la esperanza de que el sonido espantara a los sucios duendes.

A poco menos de un kilómetro, otros dos motociclistas se encontraban acampando. A la luz de la fogata, hablaban de la jornada y las experiencias del día: de la libertad, del viento que soplaba en sus caras mientras cruzaban por el vasto país. En la quietud de la noche, escucharon que sonaba lo que para ellos era, la campana de una Iglesia. Impulsados en la cuirosidad y ansiosos de saber de dónde provenía ese sonido a esas horas de la noche, empezaron a seguir el sonido y llegaron hasta donde yacía el motociclista a punto de ser asechado por los duendes. Sin nada más que decir, y unificados por la hermandad que da el motociclismo, corrieron en su ayuda, espantando uno a uno a los duendecillos, hasta que todos estuvieron alejados.

Sientiendo una sincera gratitud por la ayuda que le brindaron, el viejo hombre se mostró pronto a pagarles por aquel servicio que le habían podido ofrecer esa noche, y como es bien sabido entre motociclistas, aquellos quienes corrieron en su apoyo se negaron a aceptar cualquier paga. No pudiendo quedarse sin agradecerles de algún modo, aquel viejo corrió a cortar dos pedazos de cuero de sus alforjas, amarrando un extremo a una campana, y el otro en cada motocicleta de los dos viajeros, tan cerca como pudo del suelo. Cansado, les dijo que aquellas campanas que colocó en sus motocicletas, los protegerían de los duendes del camino y que si en algún momento llegaran a tener algún problema, simplemente sonaran la campana y algún hermano motociclista vendría en su ayuda.

Así que cuando veas a un motociclista con una campana, sabrás que ha sido bendecido con lo más importante en esta vida: ¡la amistad de otro motociclista!

El propósito de la campana

Muchos de nosotros hemos oído de las historias de los Espíritus Malvados del Camino. Ellos son duendecillos que viven sobre tu motocicleta. Aman rodar, y son los responsables de muchos de los problemas de tu motocicleta. Algunas veces, tus direccionales se reusan a funcionar, tu batería se muere, tu embrague necesita ajuste, y muchas cosas más que tienden a crecer y resultan inexplicables. Esos son los problemas causados por los Espíritus Malvados del Camino.

Los espíritus no pueden vivir en presencia de la campana, pues quedan atrapados en su interior. Además de otras cosas, su sentido auditivo es sumamente sensible, por lo que el constante tintineo de la campana y el confinado espacio los vuelve locos. Y simplemente un día, se cansan y se sueltan en el camino. ¿Has visto los baches del camino? Un bache es causando cuando un duende cae al pavimento. Ese es el propósito de la campana.

Portar una campana te puede dar esta ayuda, pero es mucho más funcional cuando te es regalada por un amigo que cuidará de ti en el camino. Así que si tienes un amigo, no dudes en regalarle una. Es un sentimiento compartido, que significa que cuidarás de él en el camino.

Puliendo la Campana

Se ha vuelto también una tradición portar una campana de bronce en la parte izquierda de la horquilla de la motocicleta, para recordar a aquellos hermanos caídos en carretera.

Es un pequeño detalle, pero la razón de que fuera de bronce es que, al pasar del tiempo y con las inclemencias del clima de las jornadas de viaje, se ensucia y se enegrece. Cada vez que limpiamos la motocicleta y pulimos aquella campana, recordamos a nuestros queridos amigos que hemos perdido, y nuestros pensamientos nos llevan a saber que existen en el viento del camino.

Así, cuando rodamos y escuchamos la campanilla, sabemos que nuestros hermanos y hermanas están ahí, con nosotros, y sabemos que el unirnos con ellos es una pequeña distancia tan simple como simple error.

Entradas populares de este blog

Este es el conductor novato que mató al anciano diabético porque le levantó el bastón

Ramón Lorenzo tenía 81 años y volvía a casa de la farmacia para cuidar a su mujer con alzheimer. Un hombre frenó en seco y casi le atropella en el paso de peatones. Al increparle, este se bajó del vehículo, le pegó un puñetazo y se dio a la fuga. Nadie pudo hacer nada por Ramón, un hombre querido en el barrio.


Fueron tres minutos. Apenas tres minutos. Acababa de salir de aquí, y al poco entró una señora gritando, diciendo que necesitaba un abanico, que había un hombre que se acababa de desmayar y que estaba tirado en el suelo de la calle”. Se lo dice a EL ESPAÑOL el dependiente de una céntrica farmacia de Torrejón de Ardoz, a pocos metros del lugar en el que ocurrió todo, en el número 18 de la Avenida de los Fresnos, una de las zonas residenciales de la localidad, veinte minutos a pie de la estación de Cercanías.

Lo que el empleado de la farmacia no podía imaginar era que, al salir por la puerta,se iba a encontrar el cuerpo inerte del hombre que hacía pocos instantes acababa de salud…

Un tatuador ucraniano que hace los tatuajes más realistas del mundo

Se llama Dmitriy Samohin, es ucraniano y hace los tatuajes más realistas del mundo. Aquí una muestra de algunos de sus trabajos…