Ir al contenido principal

Metieron al muerto en la ambulancia y al vivo en un ataúd tras un accidente de tráfico en Orense


Sucedió hace 40 años. En la carretera nacional de Zamora a Santiago, la colisión de un coche fúnebre contra un camión provocaba una de esas situaciones tan típicas del cine de comedia negra.
Las prisas por prestar ayuda a los accidentados hiceron que, las buenas personas que intentaban ayudar, metiesen por error el cadáver que ocupaba inicialmente el féretro eyectado desde el coche fúnebre…en la ambulancia . Mientras tanto, el chófer de la empresa de servicios funerales (que por sus heridas necesitaba perentoriamente del vehículo sanitario) había sido introducido en el ataúd. Cosas veredes, Sancho…
El vehículo de la funeraria involucrado en el accidente transportaba los restos mortales de un vecino de Bande, que había a su vez fallecido en un accidente en el País Vasco cuando un camión, en las proximidades de Queirugás y el municipio de Verín, en la comarca orensana de Monterrey, invadió el carril chocando contra este.
A consecuencia de la colisión, informó en su momento La Voz de Galiciase abrió el ataúd, siendo despedido del coche el cuerpo del finado. También lo fue el del conductor, natural de Galdácano. Ambos quedaron tendidos sobre el asfalto, inmóviles.
Ante tal escenario, varios coches pararon, bajándose sus ocupantes con la idea de prestar ayuda a los posibles heridos. Al poco llegó al lugar de los hechos una ambulancia.
Inexplicablemente, en medio del fragor del organizar el transporte de los cuerpos, el conductor (vivo pero herido) acabó en el interior del féretro y el cadáver en la ambulancia. Por suerte, los sanitarios se dieron cuenta de la confusión, por lo que subsanaron el error rápidamente.
El herido fue conducido, informó entonces el periódico gallego, a un hospital.
Fuente: blogs.publico.es

Entradas populares de este blog

Un turista capta a este ser con su cámara en china

Hallan un fármaco contra el cáncer y la metástasis de colon y mama

Investigadores granadinos han probado el medicamento en ratones y ahora buscan financiación para testarlo en seres humanos

Uno de los motivos principales por los que los pacientes oncológicos recaen en su enfermedad es por la presencia en el organismo de células madre cancerígenas (CMC), resistentes a los tratamientos con quimioterapia y radioterapia. Las CMC se encuentran en los tumores en muy bajo número y tienen como característica importante la formación de las metástasis en sitios diferentes al tumor original. Debido a que en condiciones normales se encuentran en estado durmiente (esto es, sin dividirse), la quimioterapia y la radioterapia no son capaces de destruir estas CMC. De hecho, tras una respuesta inicial al tratamiento, muchos pacientes con cáncer tienen recaídas debido a que las células madres tumorales no habían sido destruidas. En los últimos años, la investigación internacional se ha centrado en la búsqueda de nuevos fármacos que se dirijan selectivamente frente a est…