Ir al contenido principal

¿A la cárcel por estafar 80 euros? Esta es la auténtica historia de Alejandro Fernández

La imagen del joven con su abogado. Foto: La Voz de Galicia

La historia de Alejandro Fernández ha hecho la vuelta a España entera en los últimos días. Varios medios se han hecho eco de la historia de este joven, que pidió el indulto por haber hecho una compra por valor de 80 euros con una tarjeta falsa sin saberlo, según su versión. Pero la jueza del caso, con su sentencia firme emitida hace unos meses, no recoge en su texto el caso que explica el joven.
  
La sentencia, que lo hizo entrar ayer en la prisión de Albolote por un periodo de cinco años, recoge otro tipo de delitos. Los primeros hechos se remontan a 2010, cuando el joven, entonces con 18 años, hizo tres compras en un supermercado malagueño, por valor de 299, 257 y 523 euros en cada caso, con tarjetas falsas. Lo hizo con tres compañeros más, uno de los cuales, Kamal, nigeriano, se fugó. Sobre él se apoyaron todas las culpas sus compañeros, puesto que todavía se encuentra desaparecido. Además, un TPV recoge compras hechas, en total, por valor de 22.000 euros.

Además, todo el material hallado en su domicilio es absolutamente revelador: un permiso de conducir con identidad falsa, varios pasaportes también falsos en el interior de un descodificador de TDT y tarjetas bancarias falsas. Cabe añadir que disponía de material con números de banco, tarjetas adhesivas y plantillas, y varias tarjetas de crédito falsificadas.
  
Pero la jueza, que no se creyó su versión de los hechos, sobre la compra de los 80 euros, lo condenó por estafa y por falsificación de tarjetas de crédito. Así lo ha revelado este miércoles El Confidencial.
Fuente: elconfidencial.com

Entradas populares de este blog

Brasileñas bailando en una fiesta en la playa

No os perdáis el baile que se marcan en la playa estas chicas brasileñas, Parece que el "MENEITO" es hipnótico.

Hoy es tu santo, Felicidades

Comparte este vídeo en el muro de algún amigo o envíalo por e-mail para felicitarlo en su santo