Ir al contenido principal

Pide una aspirina en un restaurante y se la cobran en la cuenta de la comida

Un cliente ha subido a internet la cuenta que recibió en un restaurante catalán. El camarero no solo puso el coste de cada plato y bebida, sino también los 25 céntimos de una aspirina que le dió al usuario.


El cliente se sorprendió cuando al recibir el ticket descubrió un coste que no había contemplado.
Al sentirse mal le pidió al camarero una aspirina que después al final de la comida le pidieron pagar.
Si bien, el usuario de no se queja del coste, 25 céntimos por la pastilla, no considera justo que le cobrasen algo sin avisarle.

Entradas populares de este blog

PROFESOR se lo ROMPE a una ALUMNA en CLASE

Un profesor se le agota la paciencia cuando una alumna no deja de escribir con el teléfono hasta que se harta y le da una buena lección

24 fotografías de culturistas hipertrofiados que se pasaron de la raya

Que la vida sedentaria y la mala alimentación es la gran epidemia de nuestro siglo es cierto, por ello siempre estamos dispuestos apoyar y aplaudir cualquier tipo de iniciativa que fomente la adopción de un estilo de vida saludable, como la que quieren aplicar en Francia para que todo el mundo use bicicletas. Sin embargo, todo por exceso puede resultar igual de perjudicial, y es que hay una delgada raya que separa a las personas deportistas de aquellas que tienen una obsesión por su cuerpo. El culturismo por ejemplo, es una disciplina controvertida en este sentido. El físicoculturismo o bodybuilding en ingles, es una actividad en la que través de ejercicios físicos intensos, los practicantes consiguen hipertrofiar el músculo para así hacerlo crecer. Al contrario de lo que podríamos pensar, en las competiciones no gana el culturista con los músculos más grandes, ya que lo que se valora no es el músculo en sí ni su volumen, sino la construcción de una musculatura fuerte y definida bu…