Ir al contenido principal

Piden 34 años de ingreso en un psiquiátrico para el mendigo que mató a un policía

  • El indigente de origen alemán que apuñaló al agente sufre esquizofrenia paranoide y actuó bajo un brote psicótico, según los especialistas














La Fiscalía de Málaga ha solicitado el internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario durante un total de 34 años para Stefan R., el indigente de origen alemán de 36 años, acusado de matar al policía nacional Francisco Díaz Jiménez el 21 de mayo de 2014 en la capital. El Ministerio Público le imputa delitos de asesinato, homicidio en grado de tentativa, atentado y lesiones, ya que hirió a otros policías. Los hechos, que causaron una profunda conmoción, sucedieron en la calle Frigiliana de Málaga, cuando varios agentes acudieron para detener al indigente que frecuentaba la zona y al que le constaba una orden judicial de detención en vigor. El hombre tenía atemorizado al barrio por su conducta violenta.
Cuando Stefan R., se dio cuenta de la presencia policial intentó ocultarse en una tienda. Los agentes detuvieron el coche y dos de ellos entraron en el local. Se dirigieron a él para arrestarle y le hicieron indicaciones para que les acompañara afuera. El indigente entonces empezó a gritar y forcejear violentamente con ambos agentes para evitar el arresto, logrando soltarse y salir corriendo hacia la puerta. Fue entonces cuando se topó con el agente Francisco Díaz, de 33 años, que se acababa de bajar del coche.
El procesado sacó de forma sorpresiva un cuchillo de 21 centímetros que ocultaba en una manga de la chaqueta y le asestó al policía una puñalada a la altura del corazón, «con gran violencia y sin darle tiempo a reaccionar ni defenderse», afirma el fiscal. La extrema gravedad de la herida provocó la muerte del agente al poco tiempo de ingresar en el hospital.
El mendigo huyó. Fue perseguido por otro policía, al que se enfrentó también e intentó asestarle una puñalada, aunque no lo consiguió, llegando el agente incluso a tener que desenfundar su arma y a cortarle el paso. A la persecución se sumaron otros agentes, que realizaron varios disparos pero sin llegar a alcanzar al agresor.


El indigente se introdujo en otro establecimiento, donde entraron hasta cuatro agentes para intentar detenerlo, cosa que resultó complicada por su actitud agresiva, pues no cesaba de propinarles manotazos, puñetazos y patadas, llegando incluso a intentar quitarle el arma a uno de ellos. Finalmente fue reducido, pero cuatro policías resultaron lesionados.
Según recoge el escrito acusatorio del fiscal, Stefan R. padece esquizofrenia paranoide con politoxicomanía y abuso de alcohol.
Los especialistas concluyeron en sus informes que el día que asesinó al policía Francisco Díaz actuó bajo los efectos de un episodio psicótico agudo que «anulaba completamente sus capacidades». Por ello, el fiscal considera que se debe aplicar la eximente completa de enajenación mental. También la agravante de reincidencia, ya que Stefan R. tenía varias condenas por atentado contra la autoridad y resistencia. Así, pide que sea internado durante 34 años en un centro psiquiátrico penitenciario. Además, la acusación pública pide que pague una indemnización a la mujer del fallecido y a la hija de 220.000 euros y de 30.000 a la madre .

Fuente: diariosur.es

Entradas populares de este blog

PROFESOR se lo ROMPE a una ALUMNA en CLASE

Un profesor se le agota la paciencia cuando una alumna no deja de escribir con el teléfono hasta que se harta y le da una buena lección

24 fotografías de culturistas hipertrofiados que se pasaron de la raya

Que la vida sedentaria y la mala alimentación es la gran epidemia de nuestro siglo es cierto, por ello siempre estamos dispuestos apoyar y aplaudir cualquier tipo de iniciativa que fomente la adopción de un estilo de vida saludable, como la que quieren aplicar en Francia para que todo el mundo use bicicletas. Sin embargo, todo por exceso puede resultar igual de perjudicial, y es que hay una delgada raya que separa a las personas deportistas de aquellas que tienen una obsesión por su cuerpo. El culturismo por ejemplo, es una disciplina controvertida en este sentido. El físicoculturismo o bodybuilding en ingles, es una actividad en la que través de ejercicios físicos intensos, los practicantes consiguen hipertrofiar el músculo para así hacerlo crecer. Al contrario de lo que podríamos pensar, en las competiciones no gana el culturista con los músculos más grandes, ya que lo que se valora no es el músculo en sí ni su volumen, sino la construcción de una musculatura fuerte y definida bu…