Ir al contenido principal

Doce horas en la cárcel por no lavar la ropa de su marido


Dulce Requena García, una joven de 21 años, fue arrestada en Tampico (México) trasser acusada por su esposo de faltarle al respeto por pedirle que se pusiera a lavar la ropa. Se ve que no tenía prendas limpias e insistió mucho a su esposa con darle a la tecla de la lavadora. ¡Todo un as de las labores domésticas!
Las fuerzas del orden entraron en la casa de la pareja, tras recibir una llamada de Iván Pérez, de 26 años, el agraviado marido, y se llevaron a Dulce detenida. Su supuesto delito: haber insultado y amenazado a su marido cuando este le pidió que hiciera la colada.
La estratagema del señor Pérez surtió efecto y su ‘dulce’ (nunca mejor dicho) mujer pasódoce angustiosas horas en la cárcel  por no poder pagar los 400 pesos (22 euros) que costaba la fianza para un delito de faltas. ¡¡¡No doy crédito!!!
El cónyuge argumentó ante el juez del caso que su ‘sirvienta’ (porque esposa en mucho decir) no le prestaba lasatenciones que merecía, que todo el día lo pasaba viendo la televisión y tumbada en la cama, y como remate, insultaba a su familia.
Posteriormente, añadió que sólo queríadar un escarmiento a Dulce  y, que si pasaba unas horas en prisión, seguroque se tranquilizaba. Curiosa forma de calmar los ánimos.
Por su parte, la joven aseguró que estaba acostada porque se encontraba mal de salud y cuando su marido la levantó por la fuerza para exigirle que se pusiera a limpiarle los puños de las camisas, ella se negó en rotundo y entonces comenzó una discusión de proporciones faraónicas.
¿Justicia? Opinad vosotros mismos.

Fuente: blogs.20minutos.es

Entradas populares de este blog

PROFESOR se lo ROMPE a una ALUMNA en CLASE

Un profesor se le agota la paciencia cuando una alumna no deja de escribir con el teléfono hasta que se harta y le da una buena lección

24 fotografías de culturistas hipertrofiados que se pasaron de la raya

Que la vida sedentaria y la mala alimentación es la gran epidemia de nuestro siglo es cierto, por ello siempre estamos dispuestos apoyar y aplaudir cualquier tipo de iniciativa que fomente la adopción de un estilo de vida saludable, como la que quieren aplicar en Francia para que todo el mundo use bicicletas. Sin embargo, todo por exceso puede resultar igual de perjudicial, y es que hay una delgada raya que separa a las personas deportistas de aquellas que tienen una obsesión por su cuerpo. El culturismo por ejemplo, es una disciplina controvertida en este sentido. El físicoculturismo o bodybuilding en ingles, es una actividad en la que través de ejercicios físicos intensos, los practicantes consiguen hipertrofiar el músculo para así hacerlo crecer. Al contrario de lo que podríamos pensar, en las competiciones no gana el culturista con los músculos más grandes, ya que lo que se valora no es el músculo en sí ni su volumen, sino la construcción de una musculatura fuerte y definida bu…