Ir al contenido principal

Casting porno en un centro comercial de Madrid

Decenas de jóvenes «amateur» son convocadas a una supuesta prueba de selección para protagonizar una película X. Tras acceder a sus deseos, los supuestos «cazatalentos» se esfuman






















«¿Con cuantos chicos te has acostado? ¿unos 80? ¿Alguna vez has tenido sexo con varias personas?». Lucía colgó el teléfono con una mezcla de estupor e incredulidad tras escuchar estas y otras truculentas preguntas. Un supuesto «profesional del sector porno» se había «fijado en ella» mientras trabajaba en una conocida tienda de moda de un centro comercial madrileño. El «cazatalentos» trataba de persuadir a la joven para que se presentara a un casting con el fin de protagonizar una serie X destinada al público estadounidense.
Durante toda la tarde estuvo pensando en la conversación que había mantenido con el «headhunter». Había muchas piezas que no encajaban en la historia que le había contado. «Le dije que era una chica normal, que no tenía experiencia en el sector. Me contestó que precisamente estaban preparando una gran producción y que necesitaban, sobre todo, chicas noveles porque era un nicho que les proporcionaba muchos ingresos», relata a ABC la joven, aún perpleja por la morbosa situación que vivió. «Después me explicó que yo daba el perfil que buscaban, pero que tendría que hacer una prueba para ver cómo reaccionaba ante las cámaras», prosigue Lucía.
Le prometieron dinero rápido y fácil, solo por presentarse al casting. Y si salía elegida, los ingresos podrían sobrepasar el millón de euros. Esa cifra le dejó perpleja y levantó su recelo. En cuanto llegó a casa, decidió comprobar todos los datos que le había proporcionado con el fin de ganarse su confianz: un número de móvil, la dirección de la sede, un correo electrónico e incluso una web. «Para que veas que vamos en serio, es una propuesta real», le insistió.
Para reforzar su veracidad, le aseguró que representaba a «unaimportante empresa» del sector. El argumentario del supuesto productor incluía excusas como que habían creado una delegación en Madrid «gracias al auge pornográfico que está viviendo la capital».
Lucía sospechó desde el principio y rechazó la propuesta, pero no denunció. En general, las afectadas tampoco lo suelen hacer. El perfil de las víctimas que caen en la trampa son chicas jóvenes, sin estudios superiores. El material que consiguen de ellas termina en páginas porno de internet no profesionales, en la sección que denominan «teens» (adolescentes, en inglés) o «amateur». Después de logarlo, no queda ni rastro. Los móviles de contacto no dan señal. Nadie contesta a los correos electrónicos. Y el local donde se desarrolla la prueba, vacío. Como si todo hubiera sido atrezo.
Fuente: abc.es

Entradas populares de este blog

Este es el conductor novato que mató al anciano diabético porque le levantó el bastón

Ramón Lorenzo tenía 81 años y volvía a casa de la farmacia para cuidar a su mujer con alzheimer. Un hombre frenó en seco y casi le atropella en el paso de peatones. Al increparle, este se bajó del vehículo, le pegó un puñetazo y se dio a la fuga. Nadie pudo hacer nada por Ramón, un hombre querido en el barrio.


Fueron tres minutos. Apenas tres minutos. Acababa de salir de aquí, y al poco entró una señora gritando, diciendo que necesitaba un abanico, que había un hombre que se acababa de desmayar y que estaba tirado en el suelo de la calle”. Se lo dice a EL ESPAÑOL el dependiente de una céntrica farmacia de Torrejón de Ardoz, a pocos metros del lugar en el que ocurrió todo, en el número 18 de la Avenida de los Fresnos, una de las zonas residenciales de la localidad, veinte minutos a pie de la estación de Cercanías.

Lo que el empleado de la farmacia no podía imaginar era que, al salir por la puerta,se iba a encontrar el cuerpo inerte del hombre que hacía pocos instantes acababa de salud…

Un tatuador ucraniano que hace los tatuajes más realistas del mundo

Se llama Dmitriy Samohin, es ucraniano y hace los tatuajes más realistas del mundo. Aquí una muestra de algunos de sus trabajos…