Ir al contenido principal

10 razones para enamorarte de un motero


Los hombres de gimnasio, las mujeres operadas.… Son personas que físicamente pueden estar bien pero desgraciadamente no es suficiente para hacerle frente a un motorista. Aquí les traigo 10 razones que nos llevan tanto a mujeres como a hombres a encapricharnos por un amante de las dos ruedas.

En el puesto número 1, el espíritu aventurero. Todos los motoristas ‘puros’ tienen una gran capacidad de coger la moto y ‘tirar hacia adelante’ para descubrir mundo, ya sea playa, montaña o cruzando ríos.

Razón 2. El peligro de ser motorista. Cansados estamos de oír que las motos son un peligro, que el chasis es el cuerpo y que mueren muchas personas por culpa de las motos. La mayoría de muertes al día suceden por cuestiones ajenas a las motocicletas, pero parece que el ir en moto se asocia a ser una persona que ‘vive al límite’.

Razón 3. Ahorradores. Los motoristas son capaces de apretarse el cinturón y no desparramar el dinero con tal de comprar un nuevo extra a la moto. El mantenimiento suele realizarse en talleres de ‘amigotes’

Razón 4. Disfrutan de las pequeñas cosas. Pueden circular 600 kilómetros seguidos para disfrutar de una simple puesta de sol.

Razón 5. Solidaridad motera. Da igual que haga frío, que diluvie, que nieve… Los motoristas siempre ayudan a otros motoristas en apuros. Es una comunidad que se ayuda mutuamente.

Razón 6. Visión de águila. Los motoristas tienen mala fama entre los conductores de coches porque se meten por los huecos que pueden. Son respetuosos con las señales de tráfico pero tienen un sexto sentido para adivinar los movimientos de otros conductores.

Razón 7. Espíritu McGyver. Los motoristas no se rinden ante los problemas mecánicos. Una batería descargada, una llanta poncgada… No hay nada que pueda detener su camino porque lo arreglan todo.

Razón 8. Duros en el amor. Salir con un motorista rutero es algo complicado. Dedica muchas horas al día a su moto y no es la típica persona que está pendiente de ti cada minuto. Es normal estar en un sin vivir sin saber dónde está y si estará bien. Al final del día nos llamará para describirnos cómo le fue.

Razón 9. Son masajistas. ¿Te duele la espalda? No hay nada como un motorista para arreglártela. Ellos pasan horas sobre la moto y saben exactamente dónde está el dolor y como aliviarlo. 

Razón 10. Pueden ser románticos y aparecer en tu puerta con un ramo de flores pero, ¿no es más romántico que aparezca con su casco bajo el brazo y te diga vente que te llevo al fin del mundo? Ni lo pienses porque está claro que sí.
Fuente: bikefm.com

Entradas populares de este blog

Hoy es tu santo, Felicidades

Comparte este vídeo en el muro de algún amigo o envíalo por e-mail para felicitarlo en su santo

Brasileñas bailando en una fiesta en la playa

No os perdáis el baile que se marcan en la playa estas chicas brasileñas, Parece que el "MENEITO" es hipnótico.