Ir al contenido principal

Una mujer durante 4 semanas bebió 3 litos de agua al día. ¡Los efectos han sido increíbles!

Sarah Smith es una mujer de 42 años que desde hace mucho tiempo padecía fuertes migrañas. Todos que han tenido ese problema, saben perfectamente lo grave que es y cómo excluye a uno de la vida normal durante varios días.




Según varios análisis que había realizado Sarah el problema consistía en que tomaba demasiado café, mientras que la cantidad de agua era demasiado pequeña. Le recomendaron -parcialmente como un experimento- que bebiera 3 litros de agua cada día y que dejara tomar bebidas con cafeína. Sarah accedió a hacer lo que habían recomendado los médicos y durante 4 semanas bebió 3 litros de agua. Los efectos sorprendieron a tosos y, sobre todo, a la protagonista misma. ¡Pero bueno, ya verás tú mismo!
1. Sarah antes del experimento.

2. Dos semanas después.
Durante las primeras dos semanas Sarah notó que su cutis estaba mejorando. Los dolores de cabeza no eran tan frecuentes ni graves.

3. Tres semanas después.

El periodo de tres semanas bebiendo agua infuyó en … ¡las arrugas! Sarah notó que las patas de gallo alrededor de sus ojos han disminuido, lo mismo pasó con el peso. Se supone que lo que más infuyó en esos cambios fue un vaso de agua durante cada comida. Al beber agua antes de la comida se come menos sin tener hambre durante más tiempo, es lo que pasó a nuestra protagonista.

4. Cuatro semanas después.

Después de 4 semanas los cambios en el rostro de la mujer eran visibles a primera vista. Se mejoró también su estado de ánimo. Sarah misma lo comentó así: “Me siento como si hubiera nacido otra vez. Soy una mujer diferente. Mi cutis parece mucho más joven. Los ojos brillan de nuevo. ¡Estoy tan orgullosa de mí misma!”

Para que puedas comparar te dejamos unas fotos antes y después. ¡GUAU!


Entradas populares de este blog

Un turista capta a este ser con su cámara en china

Hallan un fármaco contra el cáncer y la metástasis de colon y mama

Investigadores granadinos han probado el medicamento en ratones y ahora buscan financiación para testarlo en seres humanos

Uno de los motivos principales por los que los pacientes oncológicos recaen en su enfermedad es por la presencia en el organismo de células madre cancerígenas (CMC), resistentes a los tratamientos con quimioterapia y radioterapia. Las CMC se encuentran en los tumores en muy bajo número y tienen como característica importante la formación de las metástasis en sitios diferentes al tumor original. Debido a que en condiciones normales se encuentran en estado durmiente (esto es, sin dividirse), la quimioterapia y la radioterapia no son capaces de destruir estas CMC. De hecho, tras una respuesta inicial al tratamiento, muchos pacientes con cáncer tienen recaídas debido a que las células madres tumorales no habían sido destruidas. En los últimos años, la investigación internacional se ha centrado en la búsqueda de nuevos fármacos que se dirijan selectivamente frente a est…