Ir al contenido principal

¿Por qué en Málaga se toma una nube o un sombra?

El responsable es don José Prado Crespo, el fundador del mítico Café Central. Cada cliente tenía su gusto... hasta que alumbró este catálogo autóctono y sentimental


El Café Central original, de los años 50, era un pequeño local y compartía tabique con otro mítico: el café suizo. / Archivos Cánovas del Castillo y Díaz Escovar

Seguro que le resulta familiar esa cara mitad de extrañeza mitad de guasa con la que un camarero que no sea de Málaga trata de averiguar qué es una nube en cuanto se cruza el límite de Las Pedrizas. Aquí, esa forma de pedirlo está tan asimilada que resulta difícil recordar que en un bar de Valladolid no saben qué hacer si se les pide un sombra. Y si además se le añade un 'pitufo' la cosa se complica aún más. Porque en la provincia, desde mediados de los años 50 la gente no se toma un café con leche. Se toma un mitad.
"Señalar con los dedos era bastante impreciso, así que don José ideó una lista con los nueve gustos diferentes a la hora de pedir el café"

El origen de este catálogo autóctono y casi sentimental sobre las formas de pedir un el café tiene su historia. No está escrita en los libros, pero sí en el imponente azulejo que preside uno de los establecimientos con más sabor de la capital: el Café Central, en la plaza de la Constitución. Allí se ilustra a la perfección que a la hora de tomarlo también existen los matices. Que se lo pregunten si no a su fundador, don José Prado Crespo, que puso en marcha el local en plena posguerra y que contemplaba desde la barra cómo cada cliente pedía su café al gusto, de modo que siempre tenía que hacer un poco más o desechar el sobrante hasta que el nivel del vaso se ajustara, exactamente, a cada exigencia.
Esa forma de señalar con los dedos era bastante imprecisa, así que don José ideó una lista con los nueve gustos diferentes a la hora de pedir el café: de menos a más cantidad, desde entonces se pudo escoger entre una nube, un sombra, un corto, un entrecorto, un mitad, un solo corto, un semi largo, un largo o un solo. Nueve estilos diferentes con los que ajustar la dosis y aprovechar todo el género.
Sólo quedaba un pequeño problema por pulir, según relata en el propio blog del Café Central: a don José le faltaba un elemento más para que en el cartel sumaran diez y la composición quedara 'redonda', de modo que preguntó entre clientes y tertulianos cuál era el café que faltaba. Finalmente fue uno de sus camareros, un gitano con mucha gracia, el que le resolvió la duda: “Falta el no me lo ponga”. Y así fue como la broma quedó plasmada en el cartel a modo de vaso vacío.

La clasificación fue tan útil que con el paso de los años la marca de café local Santa Cristina le pidió permiso al fundador del Café Central para poder utilizarlo en su publicidad, de ahí la presencia repetida de la selección en paquetes de café, servilleteros y otros productos relacionados con la tradición de tomar un buen café... y hacerlo en su justa medida.

Estas y otras muchas anécdotas forman parte de una ruta cultural por los cafés y cafeterías de Málaga, cuya época de esplendor en esta tradición se remonta a la segunda mitad del siglo XIX. El itinerario lleva la firma de la empresa cultural Cultopía, que rescata la historia de Málaga a través de itinerarios como éste y cuya próxima cita en la agenda tendrá lugar el próximo 25 de enero. La visita dura dos horas y en ella se conocerán todos los detalles de esta cultura del café. El recorrido incluye, como no podía ser de otra manera, parada y consumición en el Café Madrid. Una vez allí, la elección es sencilla: nube, sombra, mitad... y así hasta diez.

La clasificación fue tan útil que la marca de café local Santa Cristina le pidió permiso al fundador del Café Central para poder utilizarlo en su publicidad

Fuente: diariosur.es

Entradas populares de este blog

Este verano en moto pantalón corto y chanclas, falta grave!! 200€ de multa y resta 3 puntos

Conducir sin utilizar el cinturón de seguridad, el casco y demás elementos de protección o dispositivos de seguridad, en los casos y condiciones que se determinen reglamentariamente, se castiga con 200 euros de multa y la retirada de tres puntos de la licencia de conducir.

Con la llegada del verano vemos a muchos motoristas, que utilizan para desplazarse en moto, ropa poco adecuada para conducir como la ropa de baño, con chanclas, pantalón corto y camiseta de tirantes. Esto va ha terminar por que la guardia Civil va ha comenzar a aplicar el reglamento acogiéndose al artículo artículo 17 del Reglamento General de Circulación (Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre).

Es de lógica que a un agente de tráfico no le resultará difícil determinar el tipo de calzado y vestimenta adecuada que llevamos al conducir nuestra moto, y si nos sorprenden conduciendo con chanclas y ropa de baño o pantalón corto, será difícil que nos escapemos. La justificación, aparte de basarse en la lógica, también …

Después de ver este vídeo verás la música clásica de otra manera