Ir al contenido principal

Tardán más de cinco horas en hacerle una foto para el pasaporte


Al pequeño Lucas le costó cinco horas dar con la pose correcta para hacerse la foto del pasaporte. Ni el fotografo ni sus padres lograban que el bebé mirase directamente a cámara.


Nada menos que cinco horas tardaron los padres de este pequeño en tomarle una fotografía que fuese válida para el pasaporte. Emma Mitchell y Graeme Thursby tuvieron que enfrentarse a los llantos del pequeñoLucas, además de a sus extraños y divertidos gestos, suponemos que fruto del cansancio.
  Esta pareja británica necesitaba la foto para poder viajar con el bebé en avión hasta la Costa del Sol española, tal y como cuenta el Daily Mail.Contrataron a un fotógrafo para poder hacerle el pasaporte a su hijo y este les aseguró que la sesión no duraría más de quince minutos. 
Ese supuesto cuarto de hora terminó convirtiéndose en cinco interminables horas. Ni el fotógrafo ni el bebé aguantaban más, pero en todo ese tiempo no eran capaces capturar una imagen correcta. El problema es que según las normas gubernamentales hay que aparecer mirando directamente a la cámara, es preferible estar serio y con ambas orejas visibles.Además, es importante que nadie más aparezca en la foto, por lo que sus padres no podían sujetarle bien para que se mantuviese en la postura correcta

Entradas populares de este blog

PROFESOR se lo ROMPE a una ALUMNA en CLASE

Un profesor se le agota la paciencia cuando una alumna no deja de escribir con el teléfono hasta que se harta y le da una buena lección

24 fotografías de culturistas hipertrofiados que se pasaron de la raya

Que la vida sedentaria y la mala alimentación es la gran epidemia de nuestro siglo es cierto, por ello siempre estamos dispuestos apoyar y aplaudir cualquier tipo de iniciativa que fomente la adopción de un estilo de vida saludable, como la que quieren aplicar en Francia para que todo el mundo use bicicletas. Sin embargo, todo por exceso puede resultar igual de perjudicial, y es que hay una delgada raya que separa a las personas deportistas de aquellas que tienen una obsesión por su cuerpo. El culturismo por ejemplo, es una disciplina controvertida en este sentido. El físicoculturismo o bodybuilding en ingles, es una actividad en la que través de ejercicios físicos intensos, los practicantes consiguen hipertrofiar el músculo para así hacerlo crecer. Al contrario de lo que podríamos pensar, en las competiciones no gana el culturista con los músculos más grandes, ya que lo que se valora no es el músculo en sí ni su volumen, sino la construcción de una musculatura fuerte y definida bu…