Ir al contenido principal

El Papa Francisco, miembro de honor de los Ángeles del Infierno

El sumo pontífice ha recibido en el Vaticano a un grupo de representantes del famoso colectivo de moteros Hell's Angels. El Papa Francisco se confesaba: “cuando era joven, yo también tenía una Harley”.


El Santo Padre sigue rompiendo moldes como no lo había hecho nunca ningún otro Papa. El argentino Papa Francisco ha vuelto a generar estupefacción y polémica tras recibir en la ciudad del Vaticano a una pequeña delegación de los Ángeles del Infierno (Hell's Angels), el famoso grupo de harlistas nacido en EEUU que tiene miembros por todo el mundo y una de las peores famas entre los clubs de moteros. De hecho, es un motoclub reconocido como asociación criminal por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América. El Pontífice, con una actitud muy cordial y simpática, fue agasajado con un chaleco de cuero oficial y el carné de miembro de honor por parte de los Hell's Angels. Para sorpresas de todos, Bergoglio dejaba las siguientes declaraciones: "Cuando era un chico yo tenía una Harley-Davidson, una vieja bobber con motor Panhead, pero luego me casé con una causa mayor y he dejado la moto. Estoy muy contento con este chaleco, me siento muy cercano a toda la comunidad de motoristas”.
Sin duda el Papa más motorista de toda la historia, dejaba además otras confesiones refiriéndose a la Harley-Davidson que la marca americana le había regalado hace unos meses, y que posteriormente vendió: “Me hubiera gustado conducir la Harley que me han regalado, quizás dar una vuelta con mis nuevos amigos, pero ahora mi papel es llevar al mundo la palabra del Señor”.

Entradas populares de este blog

Un turista capta a este ser con su cámara en china

Hallan un fármaco contra el cáncer y la metástasis de colon y mama

Investigadores granadinos han probado el medicamento en ratones y ahora buscan financiación para testarlo en seres humanos

Uno de los motivos principales por los que los pacientes oncológicos recaen en su enfermedad es por la presencia en el organismo de células madre cancerígenas (CMC), resistentes a los tratamientos con quimioterapia y radioterapia. Las CMC se encuentran en los tumores en muy bajo número y tienen como característica importante la formación de las metástasis en sitios diferentes al tumor original. Debido a que en condiciones normales se encuentran en estado durmiente (esto es, sin dividirse), la quimioterapia y la radioterapia no son capaces de destruir estas CMC. De hecho, tras una respuesta inicial al tratamiento, muchos pacientes con cáncer tienen recaídas debido a que las células madres tumorales no habían sido destruidas. En los últimos años, la investigación internacional se ha centrado en la búsqueda de nuevos fármacos que se dirijan selectivamente frente a est…