Ir al contenido principal

Trucos para no pagar las multas de los parquímetro


Los podríamos establecer en dos categorías, aquellos destinados a engañar al agente y los destinados a no pagar la multa.

Entro los destinados a engañar al agente yo uso dos, el primero es en caso de aparcar en batería es aparcar dejando el culo del coche frente a la acera (o el morro a la carretera) con lo cual el agente tiene que rodear el coche para ver si tienes el ticket y muchas veces, por ahorrarse el paseillo no lo hacen.

Otro truco es dejar en el salpicadero varios tickets antiguos junto con alguno reciente (habiéndonos gastado lo mínimo).

Una vez multados, 

Se nos te ha pasado la hora del ticket
Fuiste buen ciudadano, con buena memoria y te diste el paseo al parquímetro, sin embargo, a la hora de poner un nuevo ticket se te pasó la hora, fuiste tarde y te han puesto una multa. Este es el mejor de los casos. Es esencial guardar el ticket.

Suelen venir las instrucciones en los parquímetros pero se preseta un recurso alegando que el ticket se puso pero o no estaba en un lugar visible o se pasó la hora. La multa será solo de unos pocos euros.

No pusiste ticket
Lo que se hace es más un truco que algo establecido. Como los tickets no van a nombre de nadie, es conveniente esperar a que un conductor aparcado en nuestra misma zona coja el coche y perdirle si por favor puede darnos su ticket. Lo que tendremos que hacer es lo mismo que si hubiéramos puesto nosotros mismo el ticket y recurrir la multa.

Entradas populares de este blog

PROFESOR se lo ROMPE a una ALUMNA en CLASE

Un profesor se le agota la paciencia cuando una alumna no deja de escribir con el teléfono hasta que se harta y le da una buena lección

24 fotografías de culturistas hipertrofiados que se pasaron de la raya

Que la vida sedentaria y la mala alimentación es la gran epidemia de nuestro siglo es cierto, por ello siempre estamos dispuestos apoyar y aplaudir cualquier tipo de iniciativa que fomente la adopción de un estilo de vida saludable, como la que quieren aplicar en Francia para que todo el mundo use bicicletas. Sin embargo, todo por exceso puede resultar igual de perjudicial, y es que hay una delgada raya que separa a las personas deportistas de aquellas que tienen una obsesión por su cuerpo. El culturismo por ejemplo, es una disciplina controvertida en este sentido. El físicoculturismo o bodybuilding en ingles, es una actividad en la que través de ejercicios físicos intensos, los practicantes consiguen hipertrofiar el músculo para así hacerlo crecer. Al contrario de lo que podríamos pensar, en las competiciones no gana el culturista con los músculos más grandes, ya que lo que se valora no es el músculo en sí ni su volumen, sino la construcción de una musculatura fuerte y definida bu…