Ir al contenido principal

Las mujeres son más felices cuando su chico está enfadado

Un estudio dirigido por investigadores de Harvard encontraron que las mujeres son más felices si sus parejas están molestos - ya que 'muestra que tan fuerte es su relación'.


Gran parte de las discusiones de pareja se enredan en lo mismo. No importa la materia real del desencuentro, normalmente todo gira en torno a la empatía que se percibe de uno y otro lado, y ni siquiera la empatía real, sino cómo se ha expresado ésta.

Los hombres se encuentran satisfechos cuando su pareja comparte su felicidad. Las mujeres, cuando los hombres muestran su frustración y su malestar. Son las conclusiones a las que ha llegado un estudio dirigido por la doctora Shiri Cohen, de la Harvard Medical School, que busca entender los mecanismos de la empatía en la pareja. La investigación revela la importancia que tiene compartir los sentimientos en una relación de pareja, ya sean positivos o negativos, y no sólo compartirlos, sino ser capaces de que nuestra pareja entienda cómo nos sentimos realmente.

La novedad reside, no obstante, en la diferencia de género que parece existir a la hora de percibir los sentimientos. No es complicado entender por qué los hombres están satisfechos al ver a sus parejas felices, pero parece más difícil entender por qué a las mujeres les gusta ver a su pareja expresar su descontento.

La percepción es la clave

El estudio, publicado recientemente en el Journal of Family Psychology, recoge las respuestas obtenidas en entrevistas a 156 parejas heterosexuales a las que se pedía que recordarán incidentes en su relación que acabaron en un enfado y cómo reaccionaron a éste.

La investigación muestra cómo las mujeres tienden a querer involucrarse en los problemas, por lo que están más satisfechas cuando ven que su pareja está molesta. Cuando un hombre comparte sus sentimientos negativos con su compañera, ésta interpreta su iniciativa como una señal positiva para la relación, porque lo perciben como un indicativo de que confían en su habilidad para solucionar el conflicto.

Los hombres entienden exactamente lo contrario cuando sus parejas comparten sentimientos negativos: lo ven como una amenaza a la relación. Su razonamiento es más simplista, se sienten satisfechos cuando su pareja expresa felicidad.

Ambos géneros comparten la percepción de que la satisfacción de una pareja depende en gran medida de la empatía de sus compañeros, pero la satisfacción de las mujeres está más fuertemente relacionada con la percepción de que sus parejas están tratando de entender sus emociones negativas que con la pericia real de los hombres para entender esas emociones.

Canalizando el deseo de conectar

Las conclusiones del estudio son complementarias a otras investigaciones al respecto. Los hombres tienden a desconectar cuando aparecen aspectos negativos. Las mujeres, por el contrario, prefieren lidiar con los problemas y hablan de sus angustias más abiertamente. Se trata de un modo de canalizar el deseo de afiliación, que es mayor en las mujeres cuando experimentan sentimientos negativos.

Algunos investigadores sugieren también que las mujeres podrían tener la necesidad de sentir que sus compañeros permanecen atentos y cerca de ellas, aunque se sientan enfadados y molestos.

Fuente: El Confidencial

Entradas populares de este blog

PROFESOR se lo ROMPE a una ALUMNA en CLASE

Un profesor se le agota la paciencia cuando una alumna no deja de escribir con el teléfono hasta que se harta y le da una buena lección

24 fotografías de culturistas hipertrofiados que se pasaron de la raya

Que la vida sedentaria y la mala alimentación es la gran epidemia de nuestro siglo es cierto, por ello siempre estamos dispuestos apoyar y aplaudir cualquier tipo de iniciativa que fomente la adopción de un estilo de vida saludable, como la que quieren aplicar en Francia para que todo el mundo use bicicletas. Sin embargo, todo por exceso puede resultar igual de perjudicial, y es que hay una delgada raya que separa a las personas deportistas de aquellas que tienen una obsesión por su cuerpo. El culturismo por ejemplo, es una disciplina controvertida en este sentido. El físicoculturismo o bodybuilding en ingles, es una actividad en la que través de ejercicios físicos intensos, los practicantes consiguen hipertrofiar el músculo para así hacerlo crecer. Al contrario de lo que podríamos pensar, en las competiciones no gana el culturista con los músculos más grandes, ya que lo que se valora no es el músculo en sí ni su volumen, sino la construcción de una musculatura fuerte y definida bu…